El nombre zodíaco proviene del hecho de que la mayoría de estas constelaciones tienen nombres de animales, derivándose la palabra zodíaco de la palabra griega zoo (‘animal’).Isaac Newton propuso la teoría de que los doce nombres de las antiquísimas constelaciones zodiacales rendían homenaje al mito de Jasón y los Argonautas y su viaje en pos del vellocino de oro. Así Aries hace referencia al propio vellocino, Leo al héroe Heracles (Hércules romano), que vestía la piel del león de Citerón, Géminis a los gemelos Cástor y Pólux, Virgo a la sacerdotisa del templo donde se custodiaba el vellocino, etc.

Aries:

Está consagrado al carnero que envió Marte para salvar a los hijos de Ino. Fue sacrificado y su vellón se le ofrendó al dios. Este es el vellocino que fueron a buscar Jasón y los Argonautas, y que consiguieron por medio de la cólquide Medea, enamorada de Jasón.

Tauro:

 Es Júpiter convertido en toro para engañar a la princesa fenicia Europa de la que estaba enamorado. De ella tuvo tres hijos, uno de los cuales fue Minos, rey de Creta, sucesor de Asterión.

Géminis:

En la mitología griega, los gemelos son Cástor y Polideuco (Pólux para los romanos). Nacieron de un huevo que puso Leda, la reina de Esparta, después de haber copulado con Zeus convertido en cisne. Cástor, el mortal, era hijo del rey Tíndaro; el inmortal Polideuco era hijo de Zeus. Ambos participaron en varias hazañas colectivas: en la cacería del jabalí de Calidón y en el viaje de los Argonautas, entre otras.

Los gemelos tuvieron una disputa con sus primos Idas y Linceo. Idas asesinó a Cástor con una lanza, a los que Polideuco, a pesar de sus heridas, respondió matando a Linceo. Zeus intervino y mató a Idas. Polideuco rechazó su condición de inmortal si no podía compartirla con Cástor. Por ello Zeus los situó entre las constelaciones.

Cáncer:

Es el cangrejo catasterizado, convertido en astro, por Juno agradecida porque le había mordido en un pie a su hijastro Hércules, a quien ésta odiaba, mientras luchaba contra la hidra de Lerna.

Leo:

 Leo corresponde al León de Nemea. La primera tarea de Hércules fue matarlo. El león tenía como morada una cueva con dos entradas; Hércules taponó una de ellas y entró por la otra para sorprender a la fiera. Abrazó al león apretándolo hasta ahogarlo, y después con sus propias garras lo desolló y tomó para sí mismo su piel y su cabeza como casco. Zeus transformó al león en constelación para honrar a su hijo.

Virgo:

 En la mitología es la representación de Diké, hija de Zeus y Temis y diosa de la justicia para los hombres. Había nacido mortal y fue puesta en la tierra para administrar justicia y orden. Vivió con los mortales durante la Edad de Oro y la Edad de Plata, pero cuando nació la Raza de Bronce, a la que detestaba, dejó la tierra y subió al cielo, donde se estableció junto a la constelación del Boyero (Boötes). Era una de las tres Horas o Titánides y la más notable entre las diosas vírgenes. En otra versión se decía que se trataba de Erígone, hija de Icario. Otras versiones identificaban esta constelación con Deméter, Isis, Atárgatis (uno de los nombres de Derceto) y Tique.

 Escorpión:

Es el escorpión que por mandato de Artemisa o Diana picó en el talón a Orión, el gigante hijo de Posidón o Neptuno, bello y fuerte, que habia recibido de su padre el don de andar sobre las aguas. Pero intentó violar a la diosa Artemisa y fue castigado por ella. Por eso la constelación de Orión huye de la de Escorpio.

Libra:

De las pinzas del Escorpión surge otro nuevo signo del zodíaco, que será el duodécimo, para coincidir así con el número de los meses. Este significa la balanza. Virgilio dice ”el escorpión está encogiendo sus `pinzas para dejar espacio al numen de Augusto”, que ocupará el signo de libra bajo el cual había nacido.

Sagitario:

Según la version más generalizada, representa el catasterismo del centauro Quirón, hijo de Crono o Saturno, que fue un médico célebre e incluso practicó la cirugia. Pero Germánico, siguiendo la leyenda alejandrina, lo identifica con Crono, hijo de la nodriza de las Musas, que gustaba del canto y de la caza, por ello lleva flechas y arco.

Capricornio:

Era según la leyenda atribuido a Epiménides, un ser híbrido, mitad pez, mitad cabra, hermano de leche de Zeus, que descubrió la caracola con cuyo sonido los dioses atemorizaron en la lucha a los Titanes.

Acuario:

Cuando Zeus quiso destruir a los hombres de la edad de bronce y les envió un gran diluvio, salvó a Deucalión y su esposa Pirra. Las aguas dañinas de las que habla Germánico son las del diluvio y Deucalión el aquarius que las derramaba.

Piscis:

Los peces, divinidades sirias, concluyen el ciclo anual, y vuelve a empezar la serie antes descrita. En otras versiones son Afrodita y Eros que, huyendo de un sátiro, cayeron a un río.

Anuncios