Nos resulta imposible saber a ciencia cierta cuándo aprendió el hombre a contar, aunque puede intuirse que, aunque fuera de una manera rudimentaria, fue una de las primeras habilidades en su desarrollo cognitivo. Nuestros antepasados empezaron a contar valiéndose de sus dedos, de pequeñas piedras o “calculi”, de nudos hechos en una cuerda, y, en suma, de cualquier otro objeto que le sirviera de referencia y de las que hacían uso a modo de “marca” o base para no descontarse. No es sorprendente que el que posiblemente sea el documento de escritura conservado más antiguo (las tablillas en escritura cuneiforme del templo de Uruk, en el antiguo país de Sumer) corresponda a una especie de libro de contabilidad del templo en el que se relacionan sacos de grano y cabezas de ganado.

Es de destacar la variedad de sistemas de numeración conocidos: aditivos, posicionales,binarios… Nosotros utilizamos un sistema de numeración posicional  de base 10 o decimal -el más utilizado históricamente-, que supone que tenemos 10 símbolos diferentes para escribir los números y que 10 unidades forman un orden superior.

Para representar los números utilizamos, como la mayor parte de las culturas actuales, la numeración arábiga. Para ser justos debería hablarse de numeración hindú, ya que parece haber consenso en el mundo científico de que debemos el invento de estos números a los hindúes. Los árabes habrían sido los encargados de darlos a conocer en occidente, siendo en este sentido Al-Andalus un centro importante en la trasmisión de su conocimiento. La trasmisión del nuevo sistema  en Europa supuso a partir del siglo XII una verdadera revolución matemática, que llevó al progresivo abandono de la numeración romana utilizada hasta entonces.

numerosarabigos.gif

El sistema de numeración arábigo-decimos- es el más extendido, pero no es el único. Detallaremos a continuación el funcionamiento de otros sistemas de numeración: el sistema de numeración griego, el sistema de numeración egipcio, el sistema de numeración etrusco y el sistema de numeración maya.

 

 

 

Anuncios